LA PANDEMIA QUE COBRÓ LA VIDA DE CIENTOS DE TEHUACANEROS EN 1833